Control de alcoholemia

Hemos comenzado el año y seguimos en tiempos de coronavirus, pero lo que no cesa en este nuevo año es la realización de controles de alcoholemia por los agentes de la autoridad, con la finalidad de garantizar nuestra seguridad en la carretera. En este artículo vamos a conocer el significado del control de alcoholemia y su función, así como otras cuestiones que te serán de utilidad para estar bien enterado de las consecuencias de dar una tasa positiva en una prueba de alcoholemia.

¿Qué es el control de alcoholemia?

Es la prueba que realiza la Policía local o Guardia Civil inicialmente mediante un etilómetro y posteriormente si lo desea el conductor mediante analítica de sangre, para conocer si un conductor ha ingerido alcohol mientras circulaba y si como consecuencia de dicha ingesta supera la tasa permitida establecida en la ley de seguridad vial española. 

¿Cuál es la función del control de alcoholemia?

La prueba de alcoholemia realizada por los agentes tiene una función garantista, pues con ella lo que se pretende es velar por la seguridad de los conductores y ocupantes de vehículos que circulan por la vía, así como velar y proteger al resto de viandantes, de las terribles consecuencias que pueden derivarse de la comisión, por un conductor de un vehículo a motor, del delito de alcoholemia en España.

Cuando la unidad de atestados te para en un control de alcoholemia y te realiza la pertinente prueba superando los límites permitidos de cantidad de alcohol realizará un parte de alcoholemia. En dicho parte se recogerá la unidad de atestados interviniente, el número de atestado, así como el boletín de denuncia. Se establece la hora y lugar donde se realizó la prueba de detección alcohólica, mediante aire espirado, identificando a la persona a la que se le lleva a cabo. Ello como consecuencia de hallarse implicado en un hecho tipificado en uno de los supuestos del artículo 21 del Reglamento General de Circulación, conforme establece el artículo 14 del vigente texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, previa información de la obligación que tiene de someterse el conductor a la prueba de detección alcohólica después de haber transcurrido más de veinte minutos desde que ingirió la última bebida alcohólica y cinco minutos sin haber fumado.

¿Qué pasa si te niegas a soplar en un control de alcoholemia?

La negativa al sometimiento a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas puede suponer un delito tipificado en el artículo 383 del Código Penal, resultando castigado con la pena de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

¿Dónde hay control de alcoholemia?

Los agentes de la autoridad no establecen los controles de alcoholemia en un lugar predefinido, aunque suelen establecer este tipo de operativos en glorietas y vías próximas a lugares de ocio sobre todo nocturno. Existen algunas aplicaciones como Social Drive, que se trata de una red social para compartir información del tráfico a tiempo real entre los conductores y que es aprovechada para señalar por éstos los puntos donde se encuentran ubicados los controles en ese momento. Sin embargo, según las valoraciones y opiniones de algunos de sus usuarios, los controles no se ubican siempre correctamente por los propios usuarios que utilizan la aplicación. El usuario “Costoblasto” el 12 de diciembre de 2020 reseñó lo siguiente: 

“Casi todos los avisos están mal ubicados. El texto está bien, pero los ubican mal en el mapa. Ruego que obliguen a confirmar al conductor que ha ubicado bien el aviso. Si no, es un desastre. No puedo ver avisos en el mapa en un radio mayor a 50 km. Si voy de Alicante a Murcia, no puedo ver los controles en Murcia. Ruego se muestren los controles en la zona que esté visualizando al pulsar en recargar”.

Por tanto, nadie puede saber siempre al 100% dónde y en qué momento se ha establecido un control de alcoholemia. De ahí que resulte ridículo cuestionarse cómo engañar un control de alcoholemia o cómo evitar dar positivo en un control de alcoholemia, pues la respuesta es sencilla: No ingerir alcohol cuando se va a conducir un vehículo. Ni chicles, ni flexiones, ni otros remedios caseros señalados por algunos usuarios en foros van a ayudarte si has ingerido alcohol y soplas en una prueba de detección de alcohol. La única SOLUCIÓN es que no se beba alcohol cuando se conduce, así evitarás riesgos materiales y personales no sólo en tu persona, también en el resto de usuarios de la vía, multas, pérdida de permiso de conducir, penas de prisión, antecedentes penales, pagos de indemnizaciones por lesiones o daños causados en otros vehículos o en la vía, así como incurrir en gastos de honorarios de Abogado por verte inmerso en un juicio rápido por alcoholemia. 

¿Cuánto tiempo hay que soplar en un control de alcoholemia?

Basta con soplar fuerte 3 segundos para obtener los resultados de la prueba de detección alcohólica. 

Cuando en la primera prueba de un control de alcoholemia el resultado sea positivo, para mayor garantía, será sometido a la práctica de una segunda prueba, mediando diez minutos entre ambas como mínimo, pudiendo controlar todo ello, por sí mismo la persona implicada o por medio de cualquiera de sus acompañantes o testigos presentes, y pudiendo formular cuantas alegaciones tengan por conveniente. Asimismo, la persona tiene derecho a realizar un análisis de contraste mediante un análisis sanguíneo, con la advertencia de que, si este resultase positivo, los gastos ocasionados por el análisis clínico correrían por su cuenta.

¿Qué pasa cuando das más de 0,60 mg/l aire espirado en un control de alcoholemia?

Cuando das positivo en un control de alcoholemia superando la tasa de alcohol de 0,60 mg/l aire espirado debes saber que has cometido automáticamente un delito contra la seguridad vial que, en el mejor de los casos, si no tienes antecedentes penales y no ha habido daños materiales porque hayas colisionado con otro vehículo o en la vía, ni tampoco ningún lesionado, Fiscalía solicitará -con carácter general- la suspensión de tu permiso de circulación por tiempo de 12 meses, así como una multa económica de 6 meses oscilando la cantidad económica diaria al depender del nivel de tus ingresos. En caso de que decidas alcanzar una conformidad con el Ministerio Fiscal, la solicitud del escrito de acusación de Fiscalía la reducirá el Juez en sentencia un tercio, por lo que se te privará de conducir durante 8 meses y serás condenado a 4 meses de multa, sin que opere la reducción del tercio en la cantidad económica diaria, que como hemos dicho dependerá de tu nivel de ingresos.

Hemos preparado el siguiente gráfico esclareciendo los límites en un control de alcoholemia:

Límites control de alcoholemia

¿Cuánto tarda un atestado por una alcoholemia en llegar al seguro?

Si te ha citado a juicio rápido directamente la Policía o Guardia Civil para un día y hora concreta, la autoridad competente enviará también una citación a tu aseguradora, con la finalidad de que comparezca un Abogado de la compañía aseguradora al juicio rápido en calidad de Responsable Civil Directo. Por tanto, el Abogado que te asista como investigado el día del juicio rápido podrá acceder al Atestado y sólo en ese momento podrás conseguir el atestado policial. En idéntico instante el seguro podrá obtener el atestado a través del letrado que designe.

¿Control de alcoholemia a ciclistas y patinetes eléctricos?

Sí, puedes ser sometido a un control de alcoholemia si circulas por la vía montado en bicicleta o patinete eléctrico. Igualmente, si das positivo superando la tasa de alcoholemia permitida podrás ser multado administrativamente e incluso ser juzgado por cometer un delito contra la seguridad vial. La clave radica en que la bicicleta y el patinete eléctrico tienen la consideración de vehículo, desplegándose los mismos efectos que para cualquier otro vehículo contemplados en el Reglamento General de Circulación. Por tanto, las autoridades podrán pedirte que soples como cualquier otro conductor que circule con un vehículo por la vía si conduces un patinete eléctrico o una bicicleta. 

¿Un peatón está obligado a someterse a una prueba de control de alcoholemia?

Sí, la Policía o Guardia Civile puede realizar controles de alcoholemia a los peatones en determinadas circunstancias contempladas en el artículo 14.2 del Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, establece:

“El conductor de un vehículo está obligado a someterse a las pruebas para la detección de alcohol o de la presencia de drogas en el organismo, que se practicarán por los agentes de la autoridad encargados de la vigilancia del tráfico en el ejercicio de las funciones que tienen encomendadas. Igualmente quedan obligados los demás usuarios de la vía cuando se hallen implicados en un accidente de tráfico o hayan cometido una infracción conforme a lo tipificado en esta ley.”


Sucede, que, aunque el peatón de positivo en la prueba de alcoholemia, en principio, no podrá ser multado administrativamente, porque no hay una tasa de alcoholemia permitida establecida por la ley para los peatones. Tampoco penalmente, si no se demuestra que éste ha estado involucrado en un accidente de circulación conduciendo un vehículo o haya realizado cualquier infracción de la normativa de Tráfico poniendo en riesgo al resto de los usuarios de la vía. En cualquier caso, el resultado positivo de dicho control de alcoholemia realizado al peatón serviría para determinar las responsabilidades judicialmente por el incidente de circulación que se haya podido producir.

Control de alcoholemia “pim, pam, toma lacasitos”

Cuando los agentes te paran en un control al dar positivo, en el mismo en el parte de alcoholemia que cumplimentan, al que se anexa el acta de aportación de justificantes de prueba de alcoholemia realizada, describirán el aspecto y síntomas observados en la persona examinada. Normalmente cuando se ha producido un positivo los agentes suelen detallar como síntomas observados los siguientes: “Ojos enrojecidos, fuerte olor a alcohol en aliento y conversación repetitiva”.

Como ejemplo de control de alcoholemia tenemos el vídeo que se hizo viral hace años del joven Ares con su famosa frase en mitad de la prueba de un control, recogido por el programa “Callejeros”, de ¡Pim! ¡Pam! ¡Toma lacasitos! 

Afortunadamente este joven años más tarde reconoció su desafortunada actuación en aquel control y recomendó a otros que no cometan su mismo error. Así lo relató en el vídeo realizado para Michelin.

Como reconoce Ares, quien quiera puede beber y disfrutar, pero no debe conducir borracho, pues no sólo puede ser peligroso para su propia persona sino también para el resto de los usuarios de la vía. Recordemos que con las alcoholemias en la carretera se pierden vidas y se destrozan familias con sólo recibir una llamada, que a nadie nos gustaría recibir en casa.

Si te has visto implicado en un positivo por alcoholemia en un control y deseas que te ayudemos no dudes en llamarnos o escribirnos. Cuánto antes conozcamos tu caso antes podremos ayudarte.

Autor del artículo:
Calderón-Corredera Abogados
Fecha:
19/11/2020

Si necesita cambiar, llámenos. Le ayudaremos.

91 733 94 62
info@calderoncorredera.com

solicitar cita previa