Estafados con la reserva de hotel o apartamento

Como sabemos, Internet es el gran escenario para los estafadores, operamos en él con frecuencia, facilitando nuestros datos personales y bancarios. Nuestras vacaciones no escapan de este problema; son muchos los estafados con la reserva de hotel o apartamento.Han sido muy conocidos los casos de alquileres de apartamentos inexistentes, los turistas realizan la reserva del apartamento que ven en las fotografías, al anuncio le pueden acompañar incluso buenas críticas, pero cuando llegan al mismo para alojarse, el apartamento no existe, está ocupado por otros inquilinos o pertenece a una persona que nunca lo ha anunciado. Estos problemas se multiplican y diversifican con el uso de páginas para intercambio y anuncio de pisos, que si bien suelen ser seguras, no siempre pueden controlar la inventiva del estafador. Por ejemplo, contratamos un apartamento por un precio que nos parece adecuado por las características que se anuncian, las imágenes que se muestran y la ubicación en la que se encuentra, sin embargo, cuando quedamos con el propietario para que nos dé las llaves, este nos dice que en el piso que nos había prometido hay una avería, por lo que nos realoja en otro que, por supuesto, no se parece en nada, su calidad es muy inferior, y tampoco está tan bien situado como aquel por el que hemos pagado.Algunos viajeros optan por una habitación de hotel para evitar estos problemas. No obstante, esta reserva puede suponer también un engaño, pues, el anuncio puede no corresponderse con la realidad, tanto el hotel como la habitación o los servicios que se ofrecen pueden diferir considerablemente de lo que se nos prometía y por lo que se contrató. Incluso, podemos encontrar un anuncio falso, de forma que cuando llegamos al hotel, este no tiene conocimiento de nuestra reserva, por la cual ya hemos pagado.

Este tipo de engaños constituyen una estafa. El delito de estafa (art. 248 del Código Penal) consiste en engañar de forma bastante a otro para inducirle a error y que este realice un acto de disposición patrimonial, con la intención de lucrarse el estafador. Por ello, ante una situación como esta, tenemos la opción de interponer una denuncia y tratar de recuperar el dinero que hemos perdido.De otro lado, en el caso de hoteles o apartamentos que no se corresponden con lo que nos ofrecieron, si el engaño no parece tan claro, podemos optar por interponer una demanda en el orden civil por daños y perjuicios, pues el ofertante tiene una responsabilidad contractual que claramente habrá incumplido al darnos algo distinto de aquello por lo que se obligó.En cualquier caso, es importante guardar los anuncios, pagos efectuados, justificantes de reservas, y toda la información que podamos recopilar que servirá de prueba.

Autor del artículo:
Ariadna Cutrona Márquez
Fecha:
16/3/2021

Si necesita cambiar, llámenos. Le ayudaremos.

91 733 94 62
info@calderoncorredera.com

solicitar cita previa