Modificación medidas de divorcio

La modificación de medidas de divorcio es un procedimiento habitual cuyo objetivo es adaptarse a nuevas circunstancias. Estas se justifican de forma natural por el paso del tiempo o por unas condiciones imprevisibles en el momento de dictar las medidas definitivas en una sentencia de divorcio.

Algunas de las medidas definitivas poseen su propia fecha de extinción y no es necesario acudir a los juzgados. Es el caso, por ejemplo, de la pensión compensatoria durante un tiempo determinado o del régimen de visitas cuando los hijos alcanzan la mayoría de edad.

Sin embargo, hay otras cuya extinción no se ajusta a una fecha concreta o requieren ajustes por el crecimiento de los hijos y sus necesidades o por cambios relevantes de las circunstancias originales. En estos casos, hay que acudir al Juzgado, generalmente, al que dictó la sentencia original y solicitar una modificación.

¿Quiénes pueden solicitar una modificación de medidas de divorcio?

La modificacion de medidas se regula en el artículo 775 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC en lo sucesivo). Según su primer apartado, podemos solicitar tal cambio al Tribunal que acordó las medidas definitivas:

1. Las partes de mutuo acuerdo o una con el consentimiento de la otra. En este caso, si no tienes hijos menores no emancipados o con la capacidad modificada judicialmente dependientes de los progenitores, el procedimiento se regirá por lo establecido en el artículo 777 LEC. Estos procedimientos los resuelven los Letrados de la Administración de Justicia mediante decreto y no el Juez.

2. Una de las partes desea la modificación de medidas de divorcio, pero no la otra. En estos casos, es el artículo 770 LEC el que establece las reglas del procedimiento contencioso.

El Ministerio Fiscal interviene siempre que haya menores o mayores de edad con su capacidad modificada judicialmente, aunque sea de mutuo acuerdo la propuesta de cambio de medidas.

¿Qué requisitos debe cumplir la petición de modificación de medidas de divorcio?

Con carácter formal, es imprescindible en este tipo de procedimientos que concurras con asistencia de abogado y representado por un procurador. Si se trata de un caso de mutuo acuerdo, ambas partes pueden estar asistidas y representadas por el mismo abogado y procurador.

Por otro lado, los hechos en que bases tu demanda deben haberse producido con posterioridad a la sentencia inicial que fijó las medidas que ahora deseas modificar y, además, han de estar completamente acreditados mediante todos los medios de prueba que consideres relevantes.

Por su parte, el cambio en las circunstancias debe poseer la suficiente relevancia como para justificar dicha modificación. Han de ser razones objetivas, necesarias y convenientes, sobre todo, si afectan los intereses de menores o mayores de edad con su capacidad modificada judicialmente. Además, este cambio debe ser permanente y ajeno a tu voluntad.

¿Qué materias pueden ser objeto de modificación de medidas de divorcio?

Su naturaleza puede ser variada. Algunas de ellas son:

Modificación de la patria potestad de los menores de edad o con capacidad modificada

La patria potestad es el conjunto de derechos que la ley concede a los padres sobre las personas y bienes de sus hijos. Aun cuando la guarda y custodia de los hijos, en una sentencia de divorcio, puede recaer en uno de los progenitores, no pasa lo mismo con la patria potestad. Esta se ejerce por ambos progenitores.

Para privar de la patria potestad a uno de los padres, ya sea total o parcialmente, ha de haber una razón extremadamente grave y probada. Ejemplos de ella son: Drogodependencia, alcoholismo, malos tratos, incumplimiento del deber de alimentarlos, condena penal, etc. Esta sanción no es perpetua: se puede revisar y acordar la recuperación.

Más frecuente es que solicitemos el ejercicio exclusivo de la patria potestad de los hijos menores o con la capacidad modificada judicialmente ante el incumplimiento de sus obligaciones por parte del otro progenitor.

Los argumentos que se esgrimen en estos casos se resumen en tres:

1. La dejación de los deberes de asistencia moral y material al menor, su cuidado y atención.

2. La ausencia del otro progenitor entorpece el adecuado ejercicio de las obligaciones del progenitor custodio: Autorizaciones médicas, expedición de pasaporte, imposibilidad de acceder a ayudas a familias monoparentales, etc.

3. Preocupación ante la posible vuelta del otro progenitor y su intención de retomar la relación con el menor conforme a lo recogido en la sentencia inicialmente dictada en casos de abusos o malos tratos, por ejemplo. En relación a este motivo, se suele pedir en la misma demanda, además, la suspensión del régimen de visitas.

Modificación de medidas de custodia compartida

La realidad presenta disparidad de casos en los que se pida modificar las medidas definitivas de custodia. Lo más habitual es que solicitemos una modificación para pasar de custodia monoparental a custodia compartida. También ocurre al contrario cuando una serie de circunstancias justifican tal solicitud, por ejemplo, la pérdida de empleo o un cambio de ciudad o país de residencia, entre otros.

A pesar de la insistencia en los requisitos que deben cumplir estas demandas, el caso de la modificación de medidas de custodia compartida posee unos condicionantes propios.

La Sentencia del Tribunal Supremo 257/2013, de 29 de abril, establece que la custodia compartida debe ser la regla general en los procesos de familia con hijos menores de edad o con capacidad modificada judicialmente, debiéndose aplicar siempre que fuera posible y en cualquier momento. Desde entonces, su jurisprudencia se pronuncia en esa dirección.

Por otro lado, el transcurso del tiempo y, con él, el crecimiento de los hijos aparece como un hecho relevante que justifica la adaptación de las medidas iniciales a la situación actual. En otras palabras, si en tu caso te riges por un régimen de custodia tradicional no compartida, el Tribunal Supremo considera que el cambio de criterio social y legal es causa suficiente para instar el cambio de régimen de custodia a través de su correspondiente procedimiento judicial siempre que exista buena relación y sentido común entre los progenitores.

Modificación de medidas del uso de la vivienda familiar

La atribución de la vivienda familiar no tiene carácter definitivo e inmutable. Pueden surgir supuestos que ocasionen una demanda de modificación de medidas de uso de vivienda. Algunos de los supuestos más frecuentes son:

- Cambio de titularidad de la guarda y custodia. Algunas de las razones que lo justifican son: Malos tratos físicos o psíquicos, abandono de los menores, adicciones graves, ingreso en prisión, trastornos mentales, síndrome de alienación parental, etc.

- Falta de ocupación de la vivienda. Atribuir el disfrute de la vivienda familiar al progenitor custodio y a los hijos implica que deben hacer uso de ella.

- Abuso de la ocupación de la vivienda. Entre las causas contempladas ya por la jurisprudencia como abuso figuran: El abandono de la vivienda familiar para vivir en otro lugar o en el domicilio de una nueva pareja, alquilar la vivienda con ánimo de lucro y enriquecimiento injusto, e incluso, se estudian algunos supuestos de convivencia marital o pseudomarital con una tercera persona.

- Mayoría de edad de los hijos y su marcha de casa.

Modificación de medidas de pensión de alimentos a hijos mayores de edad

Este es uno de los temas que más dudas suscita. En términos generales, la obligación de pagar alimentos solo se extingue cuando una resolución judicial así lo estipula. Y por otro lado, esa resolución judicial se sustenta en la adquisición de la independencia económica por parte de los hijos.

En la práctica, cuando los hijos se independizan económicamente, los padres dejan de pagar la pensión de alimentos sin más. Muy pocos casos instan a un procedimiento de modificación de medidas para extinguirla. Esta práctica no suele dar problemas cuando las relaciones entre padres e hijos son buenas o correctas.

Sin embargo, cuando las relaciones no son buenas, puede ocasionarte grandes problemas no instar el procedimiento de modificación de medidas. Ocurre algunas veces que, a pesar de llevar años trabajando, el hijo decide reclamar atrasos de la pensión alimenticia mediante la ejecución de la sentencia.

Aunque solo pueda reclamar lo correspondiente a los últimos cinco años por haber prescrito lo anterior, no deja de suponer una cantidad significativa. Lógicamente puedes oponerte a la ejecución, pero su resultado es incierto, además de los costes que implica. Aconsejamos, por tanto, que solicites siempre la modificación de medidas en estos casos.

Lo mismo ocurre si, por circunstancias sobrevenidas, no es posible pagar ni se dispone de patrimonio para hacer frente al pago de la pensión alimenticia. Para evitar problemas, incluso penales, es pertinente que inicies el procedimiento de cambio del régimen vigente.


En definitiva, cualquier alteración duradera por variación de las circunstancias que llevaron a declarar las medidas definitivas de divorcio dan lugar a su posible modificación. No hacerlo implica incumplimiento y consecuencias, en ocasiones, muy graves tanto de carácter económico como penal. Si necesitas ayuda para la modificación de medidas de divorcio, no dudes en contactar con nosotros.

Autor del artículo:
Calderón-Corredera Abogados
Fecha:
16/3/2021

Si necesita cambiar, llámenos. Le ayudaremos.

91 733 94 62
info@calderoncorredera.com

solicitar cita previa