Derecho Penal

Juicio rápido alcoholemia

  1. ¿Qué es un juicio rápido por alcoholemia?
  2. ¿Cómo funciona el juicio rápido por alcoholemia?
  3. ¿Cuánto cuesta un juicio rápido por alcoholemia?
  4. Agravantes en un juicio rápido por alcoholemia.
  5. Consecuencias del juicio rápido alcoholemia.
  6. ¿Cómo ganar un juicio rápido con alcoholemia positiva?
  7. ¿Cuáles son mis derechos en un control de alcoholemia?
  8. Conclusión en caso de citación por alcoholemia.

1. ¿Qué es un juicio rápido por alcoholemia?

Partiendo de la base de que la tasa máxima de alcoholemia permitida en España es de 0,15 mg/l de aire espirado para conductores noveles y profesionales y de 0,25 mg/l para conductores que lleven más de 1 año con el carnet de conducir, el juicio rápido por alcoholemia es aquél proceso judicial, que por defecto se dará en caso de que conduciendo un vehículo bajo los efectos del alcohol, seas interceptado por un control de alcoholemia (se puede añadir un link al artículo que te envío para publicar) o similar, arrojando en la prueba una tasa superior a 0,6 mg/l de aire espirado. Este hecho supondrá la comisión de un delito de alcoholemia, que se resuelve por norma general con este tipo de juicio.

En el caso de haber sufrido un accidente de tráfico aún habiendo dado una tasa de alcohol en sangre de entre 0,25 y 0,6 mg/l de aire espirado, también se realizarán actuaciones judiciales con la finalidad de enjuiciar dicho delito, pero en este caso se tendrán que tasar los daños materiales producidos, así como la valoración del médico forense de los posibles lesionados si los hubiera. En este caso, se suele demorar algo más la celebración del juicio con alcoholemia positiva.

Si el resultado fuera entre 0,26 y 0,6 mg/l de aire espirado sin acaecer un accidente, la prueba de alcoholemia conllevará una sanción económica y la retirada de puntos del carnet de conducir. El diagnóstico para conocer el nivel de alcohol en sangre del conductor, se realiza por medio del alcoholímetro, dispositivo que mide la proporción de alcohol por litro de aire espirado, a través del aliento del conductor (exhalando durante unos 3-5 segundos). Los alcoholímetros especializados utilizados por la policía suelen tener muy poco margen de error, pero los alcoholímetros comunes que se venden por internet o similar, no siempre son del todo fiables, así que no te confíes en caso de contar con uno.

Para acudir al juicio rápido es obligatorio contar con la asistencia de un abogado. Defendemos tus intereses por sólo 400€ más IVA. Contacta con nosotros >

El juicio rápido por alcoholemia ofrece la oportunidad de reconocer los hechos y beneficiarte de la reducción de 1/3 de la pena, sin embargo, en caso de no reconocerse los hechos, las actuaciones se remitirán al juzgado de lo penal para su enjuiciamiento y el acusado no podrá beneficiarse de esta reducción. Este procedimiento hace obligatorio la contratación de un abogado.

2. ¿Cómo funciona un juicio rápido por alcoholemia?

Una vez ocurrido el accidente o el test con alcoholemia positiva, los agentes generarán un atestado que remitirán al juzgado, y éste tramitará el expediente como un juicio rápido. Hecho esto, recibirás una citación con la fecha en que tendrá lugar el juicio, normalmente en los 5 días posteriores, o en su defecto te será remitida por correo certificado. En caso de accidente, te citarán en primer lugar para declarar. También puede suceder que los agentes te faciliten en el mismo momento de dar el positivo por alcoholemia la citación para celebrar un día y hora concreta el juicio rápido en el Juzgado de Guardia que corresponda.

Juicio rápido por alcoholemia. Abogados Madrid. Precio. Expertos en tráfico baratos. Calderón-Corredera.
Juicio rápido por alcoholemia - Calderón-Corredera Abogados

En el momento del juicio leerán tus derechos y solicitarán tus antecedentes penales. Es aquí donde puedes ejercer tu derecho a designar un abogado que defienda tus intereses. Puedes haber contratado tu abogado con anterioridad donde te recomendamos optar por un abogado experto en juicio rápido por alcoholemia, el cual te acompañará en el juzgado y durante todo el proceso, o en caso contrario te asistirá un abogado de oficio, que no es gratis y al que tendrás que pagar si tienes ingresos económicos.

En el momento que cuentes con los servicios de un abogado debes analizar con él los hechos y definir la estrategia a seguir durante el juicio, que puede ser alegar tu inocencia, o asumir tu culpabilidad.

  • En caso de declararte inocente: Es una vía más complicada que el reconocimiento de culpa, dado que la prueba del alcoholímetro, por norma general se considera técnica y objetiva y no permite la negociación de la pena impuesta. Se recomienda en caso de que el afectado sea realmente inocente.
  • En caso de reconocer tu culpa (Conformidad): Esta opción permite que te beneficies de una reducción de 1/3 de la pena, que pasa a negociarse con el ministerio fiscal antes de dictarse la sentencia. Es el supuesto más habitual en caso de delito de alcoholemia.

¿Se puede recurrir la sentencia de un juicio rápido por alcoholemia? No cabe la posibilidad de recurrir la sentencia de conformidad tras la celebración de un juicio rápido por alcoholemia, pues la misma es firme.

En el mejor de los casos, la pena mínima que finalmente te impondrán será de 6 meses de multa o 31 días de trabajo en beneficio de la Comunidad y la retirada del carnet de conducir durante al menos 1 año. Si reconoces los hechos el Juez aplicará la reducción de 1/3 de la pena en sentencia y tu condena se quedará en 8 meses de multa y la retirada de carnet de conducir durante 8 meses.

3. ¿Cuánto cuesta un juicio rápido por alcoholemia?

Nuestros honorarios en la citación de juicio rápido por alcoholemia en la Comunidad de Madrid son de sólo 400€ más IVA. Contacta con nosotros

El coste del juicio rápido por alcoholemia dependerá de si eliges contar un abogado especializado en alcoholemia o un abogado de oficio. Si eliges un abogado experto en este tema, este te pasará una hoja de encargo con el precio y condiciones de sus servicios. Este tipo de juicios no conllevan costas adicionales más allá del importe de la multa que se imponga.

¿Se puede acudir al juicio rápido por alcoholemia sin abogado? Sí, pero se te asignará un abogado de oficio que no necesariamente tiene que ser experto en juicio rápido por alcoholemia y que si tienes ingresos económicos suficientes tendrás que pagar, pues su intervención no es gratuita.

4. Agravantes juicio rápido alcoholemia

En caso de afrontar un juicio rápido por alcoholemia positiva sin antecedentes, las posibilidades de ser a condenado a pena de prisión son muy bajas a menos que haya agravantes que eleven la responsabilidad de la comisión del delito, como haber provocado víctimas.

Otros agravantes ante este tipo de delito pueden ser por ejemplo, los posibles lesionados, o los daños materiales producidos en caso de haber sufrido un accidente. En caso de ser reincidente por un delito contra la seguridad vial, como el delito de alcoholemia, si te vuelven a enjuiciar sin tener los antecedentes penales cancelados, serás reincidente y la pena será mayor que la impuesta en el anterior juicio por conducir ebrio. Estos agravantes se tendrán en cuenta durante el juicio y servirán para determinar la gravedad de los hechos y en consecuencia la pena impuesta por el juez será mayor.

Si has tenido antecedentes penales, pero has procedido a cancelarlos antes de la fecha del juicio, estos no se tendrán en cuenta, al igual que ocurre con antecedentes por delitos leves.

Debes cancelar tus antecedentes penales pasado el plazo de la pena impuesta para evitar problemas futuros.

5. Consecuencias juicio rápido alcoholemia

La condena por delito de alcoholemia que establece el código penal, es decir superando la tasa de 0,6 mg/l, supondrá la retirada del carnet de conducir por un tiempo superior a 1 año y hasta un máximo de 4 años, además de una multa económica de 6 a 12 meses, o prisión de 3 a 6 meses, o trabajos en beneficio de la Comunidad de entre 31 a 90 días. Como vemos es muy variable la pena que se imponga por ello es importante contar con un abogado especialista en alcoholemia.

El resultado del juicio por positivo en alcoholemia dependerá de factores como la tasa de alcohol en sangre, de si se ha producido un accidente con daños o lesionados, de si el conductor es reincidente en el delito de alcoholemia, de si se detecta una conducción temeraria, o de si por ejemplo se ha intentado eludir el control policial.

Juicio rápido por alcoholemia
Prueba de alcoholemia - Juicio rápido por alcoholemia

En el caso del juicio rápido por alcoholemia, el castigo más habitual supone la retirada del carnet y la imposición de una multa económica. En estos casos al tratarse de un procedimiento penal por constituir un delito, no conlleva pérdida de puntos. En el momento de recuperar el carnet, se recuperaría con los mismos puntos que tuviera antes del caso de alcoholemia.

6. ¿Cómo ganar un juicio rápido por alcoholemia?

Un elemento diferenciador será la elección de tu abogado de alcoholemia dado que éste puede lograr la anulación del proceso o la reducción de la pena. Será el encargado de revisar la documentación prestando especial atención al atestado policial donde en ocasiones no se respetan los procedimientos legales y se logran sentencias favorables y será la persona con quien definas la estrategia a seguir según tus intereses, en caso de juicio rápido.

Una vez iniciado el juicio oral, el acusado en vista de la acusación podrá presentar su escrito de defensa, así como de proposición de prueba, contra una prueba de alcoholemia por aire espirado en caso de no reconocer los hechos que se le imputan.

7. ¿Cuáles son tus derechos ante un control de alcoholemia?

¿Puedo negarme a realizar un test de alcoholemia?

No sin consecuencias. El artículo 383 del Código Penal dispone que el conductor que, requerido por un agente de la autoridad, se niegue a realizar las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia así como la relativas a detectar estupefacientes y sustancias psicotrópicas, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

¿Cómo se calcula la tasa de alcohol?

Un vaso de alcohol sin haber ingerido alimentos sólidos, suele dar su máximo nivel de alcoholemia, pasados 30 minutos de la ingesta y se calcula de la siguiente manera:

  1. Primero hay que calcular los gramos de alcohol puro ingerido de esta manera: Graduación de la bebida ingerida x cantidad ingerida x 0,80 / 100
  2. Con el dato resultante anterior ya se puede calcular el grado de alcoholemia, que sería: Gramos de alcohol puro ingerido x peso en kg x 0,7

En España, esta medición se está sustituyendo por las U.B.E.’s, que son las Unidades de Bebida Estándar que equivalen a 10 gramos de alcohol. Donde 1 copa de vino o una caña equivalen a 1 U.B.E y una copa o combinado equivalen a 2 U.B.E´s.

8. Conclusión

Si has dado más de 0,60 mg/l de aire espirado al realizar un test de alcoholemia, te interesa buscar un abogado experto en alcoholemia para que a través de su experiencia pueda limitar o reducir al máximo la posible pena.

Si estás buscando un despacho de abogados de alcoholemia en Madrid porque has recibido una citación para juicio rápido por alcoholemia no dudes en contactar con nosotros. Nuestros honorarios por asistirte en la citación de juicio rápido por alcoholemia dentro de la Comunidad de Madrid son de 400€ más IVA. Este precio no incluye en caso de ser necesario, perito, procurador, etc.

Calderón-Corredera Abogados
Teléfono: 91 733 94 62 / E-mail: info@calderoncorredera.com


28/10/2021
Derecho Penal

Agravantes penales

Para cada delito se fija en el Código Penal un marco de pena, por ejemplo, en el caso del homicidio el marco penal es de 10 a 15 años, no obstante, en la sentencia condenatoria se fijará la pena exacta que el reo debe cumplir, asimismo, las acusaciones solicitarán que se imponga una pena concreta. Para determinar la pena, además de otros factores, hay que tener en cuenta si concurren atenuantes o agravantes penales, hemos oído muchas veces este término, pero ¿sabemos qué es un agravante? Es importante conocer en qué consiste puesto que como acusación -abogados de la víctima- debemos indicar las agravantes penales que concurran al objeto de solicitar mayor pena al acusado, y como abogados de la defensa debemos discutir en la medida de lo posible las que se hayan alegado por las acusaciones en la finalidad de conseguir una pena menor para nuestro defendido.

Las circunstancias agravantes, es decir, que agravan o aumentan la responsabilidad penal, vienen recogidas en el artículo 22 del Código Penal, en función de las que concurran en cada caso se aplicarán una o varias. Corresponde a las acusaciones que las alegan probar que han concurrido, pero en caso de que sean planteadas, el letrado del acusado deberá hacer un esfuerzo probatorio para demostrar que no concurrieron y así garantizar la mejor defensa posible. A continuación, explico sintéticamente en qué consiste cada una, sin perjuicio de que haya que tener más aspectos en cuenta en caso de querer discutir su concurrencia:

1ª Ejecutar el hecho con alevosía: el delito se habrá cometido con alevosía cuando el autor emplease medios o formas para asegurar que el delito se cometía y sin que hubiera riesgo de que la víctima se defendiera. Hay delitos que ya incluyen la circunstancia de alevosía como una agravante que conlleva la aplicación de un tipo agravado de ese delito, como es el caso del delito de lesiones. Cuando el delito ha consistido en dar muerte a alguien y ha existido alevosía, no se castigará por un delito de homicidio con la agravante de alevosía, porque este hecho constituye un asesinato.No existe una lista cerrada de las circunstancias que pueden ser consideradas alevosas. Si se ha establecido por la jurisprudencia que la alevosía solo se puede dar en delitos contra la integridad corporal de las personas. Para calificar si ha existido alevosía debe apreciarse de manera objetiva que el autor utilizó algún medio o forma para asegurarse de que el delito se consumara o que impedía a la víctima defenderse, y además el autor debía buscar este resultado al emplear esos medios. Se considera que ha concurrido alevosía, por ejemplo, en casos de acecho, emboscada o trampa, o cuando la conducta delictiva se realiza de forma súbita o por sorpresa, en este sentido, disparar o apuñalar a alguien por la espalda repentinamente será considerado alevoso -y por tanto asesinato-, o atacar a una persona que está dormida.

2ª Ejecutar el hecho mediante disfraz, con abuso de superioridad o aprovechando las circunstancias de lugar, tiempo o auxilio de otras personas que debiliten la defensa del ofendido o faciliten la impunidad del delincuente. Esta circunstancia se diferencia de la alevosía en que no se busca la indefensión total de la víctima, sino debilitar sus posibilidades de defensa o quedar el delincuente impune por no ser reconocido. No se pueden apreciar ambas circunstancias a la vez porque la alevosía absorbe esta. Los pasamontañas, medias en la cabeza, caretas o capuchas que dificulten ver con precisión la cara del autor se consideran disfraz. En cuanto al abuso de superioridad, se aplica especialmente en casos de superioridad numérica, es decir, cuando hay varios atacantes y una sola víctima, o cuando hay un desequilibrio de fuerzas entre autor y víctima.

3ª Ejecutar el hecho mediante precio, recompensa o promesa. No es necesario que sea de carácter económico. Igual que ocurre con la alevosía, esta circunstancia agravante viene recogida específicamente en algunos delitos como tipos agravados, en este caso, en los de injurias y calumnias; además una muerte cometida a cambio de precio, recompensa o promesa es también un asesinato y no un homicidio.

4ª Cometer el delito por motivos racistas, antisemitas u otra clase de discriminación referente a la ideología, religión o creencias de la víctima, la etnia, raza o nación a la que pertenezca, su sexo, orientación o identidad sexual, razones de género, la enfermedad que padezca o su discapacidad. Con relación a esta agravante se dan problemas de prueba, con más frecuencia que respecto de las demás, pues las acusaciones deben demostrar que el autor tenía estos motivos para cometer el delito, pues por el hecho de que la víctima fuera extranjera, mujer, etc. no cabe suponer automáticamente que se cometió el delito por motivos discriminatorios. Por ello, como acusación, deberemos reunir todos los elementos que permitan sostener que existieron esos motivos, como muestras de odio previo hacia esa persona por razones discriminatorias, testigos que expongan que el autor hizo manifestaciones discriminatorias en el momento de cometer el delito como insultos de esta índole, entre otros; mientras que la defensa tendrá que cuestionar la fuerza probatoria de los mismos y aportar los medios de prueba que puedan poner los de las acusaciones en entredicho.

5ª Aumentar deliberada e inhumanamente el sufrimiento de la víctima, causando a ésta padecimientos innecesarios para la ejecución del delito. Esto es lo que se conoce como ensañamiento. De nuevo, cuando la muerte se haya producido con ensañamiento, no se tratará de un homicidio, sino de un asesinato. Existe gran confusión entorno al ensañamiento, pues se suele pensar que es por ejemplo disparar cinco veces o asestar diez puñaladas, esto no es ensañamiento porque no aumenta el sufrimiento de la víctima y son actos necesarios para la ejecución del delito consistente en matar, es decir, no es un sufrimiento adicional, estos actos podrían ser en todo caso alevosos porque es una manera de asegurarse el autor de que el crimen se comete al disparar o apuñalar un gran número de veces. Situación distinta es que se apuñale en distintas partes del cuerpo primero para causar sufrimiento y después se apuñale buscando la muerte.

6ª Obrar con abuso de confianza. Implica que había una relación previa entre el autor y la víctima y aquel se aprovecha de ello para cometer el delito con más facilidad. Puede tratarse de una relación familiar, profesional, de amistad o equivalentes, en cualquier caso, debe existir un deber de lealtad entre ambos sujetos. Algunos delitos ya contemplan un tipo agravado por abuso de confianza, como el de estafa o apropiación indebida.

7ª Prevalerse del carácter público que tenga el culpable. El autor se vale de su carácter de funcionario o cargo público para cometer el delito, es decir, aprovecha las facilidades que le reporta esta posición. Por ejemplo, un caso en el que el autor era un policía que se aprovechó de ostentar este puesto para abusar sexualmente de la víctima.

8ª Ser reincidente. Existe reincidencia cuando el autor del delito haya sido condenado y la pena se haya ejecutado por un delito comprendido en el mismo título del Código Penal, siempre que el delito sea de la misma naturaleza. Esto quiere decir que una persona que haya cometido un delito de lesiones y luego un delito de robo no es reincidente puesto que esos tipos penales no se incluyen en el mismo título del Código ni son de la misma naturaleza.Además, no se cuentan los antecedentes penales que hayan sido cancelados o que deberían haberse cancelado, tampoco los antecedentes que correspondan a delitos leves.Las condenas firmes de jueces o tribunales impuestas en otros Estados de la Unión Europea surten los mismos efectos de reincidencia, salvo que el antecedente pueda ser cancelado conforme a las reglas del derecho español.

Para finalizar con la explicación de las circunstancias agravantes de la pena, hay que hablar de la circunstancia mixta de parentesco, regulada en el artículo 23 del Código Penal. Se denomina mixta porque puede funcionar tanto como agravante, como atenuante de la pena, en función del delito que se haya cometido, en el artículo 23 no se precisa cuándo será agravante y cuándo atenuante, ello se deberá consultar en cada delito para el que sea de aplicación. Por ejemplo, en el caso de los delitos patrimoniales, funciona como atenuante, en cambio, en delitos contra la integridad física o la vida es un agravante. En cuanto a qué personas se consideran parientes a estos efectos, en el artículo 23 CP se establece que opera la circunstancia mixta de parentesco cuando el agraviado sea cónyuge o persona que esté o haya estado ligada de forma estable por análoga relación de afectividad, o ser ascendiente, descendiente o hermano por naturaleza o adopción del ofensor o de su cónyuge o conviviente.

Si tienes dudas en relación con las circunstancias agravantes que se te pueden imponer por la comisión de un delito, o las que puedes alegar como acusación, contacta con nosotros.

15/3/2021
Derecho Penal

Delito de atentado contra la autoridad

Hemos tenido un altercado con un policía y por estos hechos nos denuncia, por ello, recibimos una citación judicial por un delito de atentado contra la autoridad, sus agentes y los funcionarios públicos, de resistencia y desobediencia. Ante esta situación es necesario que sepamos de un lado cuáles son nuestros derechos como investigados en un procedimiento penal y de otro lado en qué consiste el delito de atentado, resistencia y desobediencia, cómo defendernos ante el mismo y qué pena nos pueden imponer.

En primer lugar, hay que aclarar que no solo se comete este delito contra miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad como solemos pensar, sino contra otros funcionarios públicos, incluidos docentes y personal sanitario y miembros del Gobierno, de los Consejos de Gobierno de las Comunidades Autónomas, del Congreso de los Diputados, etc. En el artículo 550 del Código Penal se tipifica el delito básico de atentado, resistencia y desobediencia, el cual consiste en agredir con intimidación grave o violencia u oponer resistencia grave a la autoridad, a sus agentes o funcionarios públicos, cuando se hallen en el ejercicio de sus funciones. De este artículo hay que extraer dos cuestiones importantes: la primera es que el delito exige que se haya agredido con intimidación grave o violencia, por lo que por hechos de escasa relevancia deberíamos quedar absueltos y en este sentido debemos llevar la línea de defensa atendiendo a las circunstancias y hechos de cada caso concreto; sin perjuicio de que las faltas de respeto o consideración a la autoridad también vienen penadas con una sanción menor. La segunda es que es necesario que la autoridad, agente o funcionario se encontrase desempeñando sus funciones, por tanto, cuando el enfrentamiento se halla producido fuera de ellas, actuando como persona privada, no se cumplen los requisitos de este delito.

En este sentido, cabe preguntarse qué ocurre cuando por ejemplo un policía estaba en el ejercicio de sus funciones pero nosotros lo desconocíamos y le hemos desobedecido -porque no iba uniformado e identificado por ejemplo-, en este caso, el abogado defensor del investigado debe plantear un error de tipo, lo cual significa que el investigado desconocía que se cumplía uno de los elementos del delito, en este caso, que la persona con la que tenía el enfrentamiento era policía en el ejercicio de sus funciones. Cuando el error era invencible, es decir, era imposible que se supiera que la persona era un agente o funcionario en sus funciones, estaremos exentos de pena; normalmente ante un error vencible, esto es, cuando tuviéramos manera de averiguar o pudimos sospechar su condición, se impone la pena en la modalidad imprudente si está contemplada para ese delito, sin embargo, en el caso del delito de atentado contra la autoridad no está prevista modalidad de comisión imprudente por lo que ante el error vencible también estaremos exentos de pena. Cuando la conducta haya consistido en agredir y estemos ante un error de tipo, se deberán castigar los hechos como un delito de agresiones “común” como si el agredido se tratase de un particular. En cualquier caso, corresponde a quien alega el error demostrarlo, por tanto, como defensa debemos demostrar que desconocíamos que la persona contra la que atentamos o a la que desobedecimos era un funcionario o agente en sus funciones, para ello serán especialmente útiles las declaraciones de testigos que podamos conseguir.

La pena para este delito se establece en los incisos 2 y 3 del artículo 550 CP:

  1. Los atentados serán castigados con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de tres a seis meses si el atentado fuera contra autoridad y de prisión de seis meses a tres años en los demás casos.
  2. No obstante lo previsto en el apartado anterior, si la autoridad contra la que se atentare fuera miembro del Gobierno, de los Consejos de Gobierno de las Comunidades Autónomas, del Congreso de los Diputados, del Senado o de las Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas, de las Corporaciones locales, del Consejo General del Poder Judicial, Magistrado del Tribunal Constitucional, juez, magistrado o miembro del Ministerio Fiscal, se impondrá la pena de prisión de uno a seis años y multa de seis a doce meses.

En relación con la distinción de pena que se hace en el inciso 2, es preciso explicar cuándo se tiene la consideración de autoridad, ello viene explicado en el artículo 24 CP:

- Artículo 24. -

  1. A los efectos penales se reputará autoridad al que por sí solo o como miembro de alguna corporación, tribunal u órgano colegiado tenga mando o ejerza jurisdicción propia. En todo caso, tendrán la consideración de autoridad los miembros del Congreso de los Diputados, del Senado, de las Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas y del Parlamento Europeo. Se reputará también autoridad a los funcionarios del Ministerio Fiscal.
  2. Se considerará funcionario público todo el que por disposición inmediata de la Ley o por elección o por nombramiento de autoridad competente participe en el ejercicio de funciones públicas.

Por tanto, cuando el delito se haya supuestamente cometido contra un agente de policía, que suele ser lo habitual, el marco de pena será de prisión de seis meses a tres años. Sin perjuicio de que en el artículo 551 CP se establece un tipo agravado con el que se incrementa la pena en los siguientes casos:

- Artículo 551. -

Se impondrán las penas superiores en grado a las respectivamente previstas en el artículo anterior siempre que el atentado contra la autoridad se cometa:

  1. Haciendo uso de armas u otros objetos peligrosos.
  2. Cuando el acto de violencia ejecutado resulte potencialmente peligroso para la vida de las personas o pueda causar lesiones graves. En particular, están incluidos los supuestos de lanzamiento de objetos contundentes o líquidos inflamables, el incendio y la utilización de explosivos.
  3. Acometiendo a la autoridad, a su agente o al funcionario público haciendo uso de un vehículo de motor.
  4. Cuando los hechos se lleven a cabo con ocasión de un motín, plante o incidente colectivo en el interior de un centro penitenciario.

De acuerdo con el artículo 554 CP, también se impondrán estas penas cuando los hechos se cometieran contra un miembro de las Fuerzas Armadas que vistiendo uniforme estuviera prestando servicio y contra bomberos o miembros del personal sanitario o equipos de socorro que estuvieran interviniendo con ocasión de un siniestro, calamidad pública o situación de emergencia, con la finalidad de impedirles el ejercicio de sus funciones, así como contra el personal de seguridad privada, debidamente identificado, que desarrolle actividades de seguridad privada en cooperación y bajo el mando de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Como vemos, se trata de un delito donde se deben discutir y probar varios aspectos y elementos, de ahí la importancia de una buena defensa en la que pongamos en duda la comisión delictiva o en la que por lo menos intentemos rebajar la pena atendiendo a las circunstancias y pruebas del caso.

1/3/2021
Derecho Penal

Incumplimiento régimen de custodia: delito de sustracción de menores

Como es sabido, tras la ruptura de una pareja con hijos en común, se debe establecer si la patria potestad de los menores pertenece a ambos progenitores o solo a uno de ellos, así como si el régimen de custodia es compartida o la mantiene uno de los padres, además del régimen de visitas a los hijos para cada padre. Ambos progenitores pueden llegar a un acuerdo sobre estos aspectos mediante convenio y homologar el mismo en el Juzgado de familia, en cambio, cuando no logren consensuar, el Juez de familia decidirá atendiendo al interés de los menores. Cuando uno de los padres incumpla alguno de estos aspectos, el otro lo pondrá en conocimiento del Juzgado de familia para que este ejecute la sentencia y así obligue al progenitor que incumple a acatarla. No obstante, lo que mucha gente desconoce es que el incumplimiento de estos términos también puede dar lugar a un delito por el que podemos interponer denuncia o querella.Así, en el Código Penal se tipifican los delitos contra los derechos y deberes familiares, entre los cuales se recogen otros delitos además de los relativos al quebrantamiento del régimen de custodia y patria potestad; en otro artículo de este blog ya expliqué el delito recogido en el artículo 227 CP de impago de la pensión de alimentos o pensión compensatoria.En cuanto al quebrantamiento de los deberes de custodia de un menor, en el artículo 225 bis CP se recoge el delito denominado sustracción de menores consistente en trasladar o retener a un menor indebidamente, este delito puede ser cometido por uno de los progenitores o por un familiar próximo -parientes hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad-. Este delito busca proteger los derechos y deberes de los progenitores del menor de manera que no se quebrante el régimen de convivencia, custodia o guarda establecido, por tanto, no se requiere que la seguridad del menor se haya visto afectada. Este delito está castigado con la pena de prisión de dos a cuatro años e inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad por tiempo de cuatro a diez años.En cuanto a la conducta típica de trasladar al menor, debe consistir en llevárselo de su residencia habitual sin el consentimiento del progenitor con quien convive o de las personas o instituciones que tuviesen confiada su guardia y custodia, el delito se consuma con el mero traslado, no es necesario que el menor se encuentre ya en otra residencia. Para cuando el traslado se realice fuera de España, se establece agravación del hecho y la pena se impondrá en la mitad superior, igualmente se agravará de esta manera la pena cuando el sustractor exija alguna condición para la restitución del menor. En cambio, el Código Penal contempla una exención de pena y una atenuante atendiendo a menor gravedad del hecho, así, la exención -ausencia- de pena se dará cuando el sustractor haya comunicado el lugar en el que se encuentra el menor al otro progenitor o a quien corresponda legalmente su cuidado dentro de las 24 horas siguientes a la sustracción y se comprometa a devolverlo inmediatamente y así lo haga; también existe exención de la pena cuando la ausencia no hubiese sido superior a 24 horas. Con esta exención se busca la resolución amistosa de este conflicto, es decir, que el progenitor sustractor tenga un incentivo para arrepentirse y devolver al menor. De otro lado, la pena se atenúa cuando sin haber comunicado el lugar de estancia del menor se lleve a cabo su restitución en los 15 días siguientes, en tal caso, se impondrá la pena de prisión de 6 meses a 2 años.

Por lo que respecta a la conducta típica de retener al menor, consiste en que el progenitor que tiene al hijo de forma legítima porque le correspondía en ese momento la custodia o visita, no lo devuelve como venía judicialmente establecido, sino que lo mantiene con él más tiempo, prologando abusivamente el periodo que le corresponde. El delito exige que se incumpla gravemente el deber establecido por resolución judicial o administrativa, por lo que los hechos de entidad leve, como puede ser demorarse en la hora en la que había que llevar al menor de vuelta, no son reconducibles a este delito y deberán ser discutidos si así se desea en el Juzgado de familia.En conclusión, mediante estos delitos encontramos la manera de poner solución a situaciones graves o reiteradas en las que se incumple el régimen de custodia de nuestros hijos. Es recomendable tratar de solventar los incumplimientos aislados o de poca gravedad mediante el dialogo en caso de que fuera posible y en el Juzgado de familia en caso contrario, pero cuando el problema se acrecienta, conviene interponer denuncia o querella por los hechos explicados en este artículo, pues iniciaremos un procedimiento penal durante el cual podremos solicitar la adopción de medidas cautelares para impedir que vuelvan a ocurrir estos hechos y tras el mismo, si ha quedado probado el delito, obtendremos una sentencia condenatoria con la que se podrá privar al progenitor delincuente de la patria potestad. Si necesitas orientación o emprender acciones legales por hechos similares, no dudes en contactar con nosotros.

22/2/2021
Derecho Penal

Delito de alcoholemia en España

El objetivo de nuestra Firma es sensibilizar a los conductores que conducen un vehículo el no hacerlo bajo la influencia del alcohol, por el peligro que puede suponer para ellos mismos y para el resto de los usuarios de la vía. En algunos casos la influencia del alcohol en sangre puede suponer una sanción administrativa, sin embargo, en otros puede conllevar una sanción penal. Precisamente en este artículo vamos a tratar sobre esta última sanción, es decir, del delito de alcoholemia en España.

¿Con cuánto alcohol podré cometer una sanción penal por delito de alcoholemia y cuál será mi castigo?

Puedes cometer un delito de alcoholemia de forma automática si conduces con una tasa de alcoholemia en aire espirado que supere el 0,60 mg/l y en sangre si superas 1,2 gramos por litros.

No obstante, como ya indicamos cuando hablamos del juicio rápido por alcoholemia -te invitamos a leerlo si deseas saber en qué consiste- existe la errónea creencia popular que si no se superan 0,60 mg/l en aire se estará siempre ante una sanción administrativa y no ante un delito de alcoholemia. Debe saberse por todo conductor, que en caso de arrojarse una tasa de alcohol entre 0,25 y 0,6 mg/l, habiéndose causado un accidente de tráfico, también se incoarán actuaciones judiciales con el objetivo de enjuiciar el delito de alcoholemia, previa tasación de los daños materiales que se haya podido producir, así como la valoración por el médico forense de los posibles lesionados del accidente y estaremos ante la comisión de un delito y no de una sanción administrativa.

El artículo 379 del Código Penal recoge el delito de alcoholemia señalando que será castigado el que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas con la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Tanto si te han parado en un control de alcoholemia como si te has visto inmerso en un accidente de circulación y te han realizado la prueba de alcoholemia los agentes que intervengan elaborarán el atestado policial. No debes negarte a la realización de la prueba de alcoholemia pues ello supondrá un delito automático del artículo 383 del Código Penal siendo castigado con la pena de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años. Igualmente, el caso puede haber agravado si además de resultar positivo por alcoholemia se excede desproporcionalmente la velocidad en la vía, pues en dicho caso, los agentes podrán denunciarte por un delito de temeridad agravando la situación y podrás ser castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o multa de 12 a 24 meses, y, en cualquier caso, junto con la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años.

Los agentes actuantes enviarán el atestado al Juzgado de Guardia cuando hayas cometido presuntamente un delito y normalmente serás citado directamente por los agentes un día y hora concretas para acudir al Juzgado a la celebración de juicio rápido, en calidad de investigado, por delito de alcoholemia. En algunas ocasiones, en lugar de ser citado por la policía o la Guardia Civil puedes ser citado a declarar primero ante el Juez, pues se habrán iniciado unas Diligencias Previas, si no estamos ante un caso grave y reconoces los hechos ante el Juez Instructor tu Abogado deberá solicitar la transformación a juicio rápido para beneficiarte de la reducción de un tercio de la pena que se prevé para el delito de alcoholemia.

¿Cuáles son tus derechos en un delito de alcoholemia?

Los agentes y nuevamente el Juzgado te informarán de tus derechos ante la posible comisión de un delito, especialmente, de los siguientes:

  1. Derecho a guardar silencio, no declarando si no quieres, a no contestar alguna o algunas de las preguntas que te realicen o a manifestar que sólo declararás ante el Juez.
  1. Derecho a no declarar contra ti mismo y no confesarte culpable.
  1. Derecho a designar un Abogado y en caso de no hacerlo se te asignará uno de oficio. En este punto, hay que señalar que los Abogados de oficio cuando se disponen de ingresos no son gratuitos. Por ello, no te preocupes si los agentes en tu citación para juicio rápido te señalan que deseas asistir por un abogado de oficio, pues si deseas que te asistamos nosotros simplemente tendremos que comunicarlo al Juzgado el día que te hayan citado para declarar como investigado o para la celebración del juicio rápido.
  1. Derecho a ser asistido por un intérprete, cuando se trate de extranjero que no comprenda el castellano o de persona sorda u otras dificultades del lenguaje.


No obstante, si deseas conocer más sobre los derechos del investigado puedes leer nuestro artículo ampliando esta información.

Como puedes observar siempre queremos darte información de valor para que de forma transparente tengas toda la información a tu alcance en los casos de delito de alcoholemia en España.

Como nuestros Abogados son especialistas en el delito de alcoholemia y drogas en España te garantizarán la mejor defensa jurídica en un juicio rápido, en caso de conformidad, o durante la instrucción de unas Diligencias Previas ante el Juzgado de Instrucción, que luego se enjuiciarán ante el Juzgado de lo Penal correspondiente. Si deseas que te ayudemos contacta con nosotros por email o llámanos sin ningún compromiso e intentaremos buscar la solución más favorable para minorar las consecuencias por el delito.

8/2/2021
Derecho Penal

Denunciar por denuncia falsa

Si alguien ha presentado una denuncia falsa contra nosotros, o nos ha acusado falsamente en un procedimiento penal, podemos presentar por ello denuncia o querella contra esa persona, pues en los artículos 456 y 457 del Código Penal, se recogen los delitos denominados de “acusación y denuncia falsas y simulación de delito”.Delito de acusación y denuncia falsas, artículo 456 del Código PenalPara considerar que una denuncia es falsa, son necesarios dos requisitos imprescindibles: de un lado, que en la denuncia falsa se señale a una persona concreta como autora del delito denunciado, y, de otro lado, que el denunciante conociera la falsedad de sus afirmaciones, es decir, que interpusiera la denuncia a sabiendas de que los hechos de los que informaba no habían tenido lugar o no los había cometido la persona a la que denunciaba por su comisión. El artículo 456 CP dice que se debía tener "conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad". Se considera que ha existido con temerario desprecio a la verdad cuando no se ha actuado con diligencia para averiguar si las afirmaciones que hacemos son ciertas, es decir, si por ejemplo nos llega un rumor de que alguien ha cometido un delito y nosotros lo extendemos y lo aseguramos como cierto sin haber comprobado su veracidad.Además, en el artículo 456 CP, se exige que los hechos que se han denunciado sean constitutivos de una infracción penal, esto es, de un delito. Por tanto, nos han debido denunciar por haber cometido, por ejemplo, un robo, un hurto, un homicidio, etc. Cualquier hecho que no sea un delito, y que en cambio sea un ilícito civil, administrativo o laboral, no cumplirá los requisitos de la denuncia falsa.Por último, se especifica en el artículo 456 CP, que la denuncia se ha debido formular ante un funcionario judicial o administrativo que tenga el deber de proceder a la averiguación del delito -entre los funcionarios administrativos se incluyen los agentes de policía y guardia civil-. Por tanto, no podremos hablar de denuncia falsa cuando la persona que afirma que hemos cometido un delito se lo manifiesta a cualquier persona distinta de las mencionadas.En caso de que no se comunique a un funcionario judicial o administrativo, la persona que manifiesta que hemos delinquido habrá cometido un delito de calumnia, tipificado en los artículos 205 y siguientes del Código Penal, no de denuncia falsa, ya que la calumnia consiste en imputar -atribuir- a alguien un delito con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, sin requerirse que esto se haya manifestado a una persona determinada. De tal manera que decirle a un particular, es decir, a “una persona cualquiera”, que otra ha cometido un delito sabiendo o pudiendo haber sabido que esto no es cierto constituye un delito de calumnia, no de denuncia falsa. El delito de calumnia está castigado con una pena de prisión de seis meses a dos años o multa de doce a veinticuatro meses, si se propagaran con publicidad y, en otro caso, con multa de seis a doce meses. Se entiende propagación con publicidad cuando se transmite la información mediante imprenta, radiodifusión o medios similares, en la actualidad, cabría hablar de publicidad a través de redes sociales. Resulta importante mencionar que la calumnia es un delito privado, lo que quiere decir que solo lo persigue la víctima del delito, interponiendo querella y siendo acusación en el procedimiento -que en este caso se llama acusación privada-, o sea que el fiscal no será parte denunciante ni acusadora por un delito de calumnia.

Por su parte, el delito de denuncia falsa se castiga con las siguientes penas en función del tipo de delito que nos hayan imputado de manera falsa:1.º Con la pena de prisión de seis meses a dos años y multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito grave.2.º Con la pena de multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito menos grave.3.º Con la pena de multa de tres a seis meses, si se imputara un delito leve.El delito será grave, menos grave o leve en función de la pena que lleve aparejada, así, cuando la pena sea grave, el delito será grave. Cuando una pena es grave, menos o grave lo podemos saber mediante la clasificación de las penas que se hace en el artículo 33 del Código Penal.Asimismo, es muy importante precisar que para que podamos denunciar o querellar a la persona que nos denunció falsamente, debe existir sentencia firme -es decir, contra la que ya no quepa ningún tipo de recurso- o auto de sobreseimiento, de conformidad con lo prevenido en el artículo 256 punto 2. En este artículo no se concreta cómo ha de ser la sentencia, pero es obvio que la misma ha de ser absolutoria. En cualquier caso, será difícil que nuestra denuncia por denuncia falsa prospere si en la sentencia absolutoria o auto de sobreseimiento no se dice de forma tajante y sin que quepa lugar a dudas que el delito no se cometió y que no existen dudas sobre su inexistencia, por el contrario, cuando la sentencia o el auto no sean así de precisos, en el sentido de que se diga que no ha existido prueba suficiente sobre la comisión delictiva o que no se puede apreciar delito porque existen dudas sobre su comisión, entonces nuestra denuncia tendrá poca viabilidad porque como denunciantes nos corresponderá acreditar que la persona que nos denunció a nosotros sabía que sus afirmaciones eran falsas.En el artículo 256.2 CP, se establece que el juez o tribunal que haya conocido del asunto en el que fuimos denunciados, deberá proceder de oficio contra el denunciante o acusador cuando resulten indicios bastantes de la falsedad, sin perjuicio de que pueda procederse asimismo mediante denuncia del ofendido, es decir, de la persona denunciada falsamente. Conviene precisar que esto no ocurre nunca: no podemos esperar que el juez o tribunal inicien por sí mismos la denuncia por denuncia falsa, en este sentido, si deseamos que nuestro denunciante reciba una sanción penal por el perjuicio que nos ha causado, tenemos que asumir que debemos de ser nosotros quienes iniciemos e impulsemos el procedimiento.En la mayoría de casos, tendremos interés en denunciar por denuncia falsa y, por tanto, de que se demuestre que las acusaciones que se vertieron sobre nosotros fueron falsas, no por un motivo de venganza contra esa persona, y tampoco al objeto de que reciba reproche penal, sino por el perjuicio económico o moral que la denuncia falsa nos ha causado. Por ello, junto con la pena para el autor de la denuncia o acusación falsa, solicitáremos condena a responsabilidad civil por los daños y perjuicios que nos ha causado, los cuales deberemos acreditar: en el caso de, por ejemplo, haya afectado a la buena marcha de nuestro negocio, nos hayan despedido, nos haya provocado padecimientos psicológicos demostrables, por mencionar algunos ejemplos de perjuicios.

Delito de simulación de delito, artículo 457 del Código PenalEl delito de simulación de delito se diferencia del delito de denuncia falsa en que en este caso lo que el denunciante comunica al funcionario judicial o administrativo es que él es el autor o víctima del delito. Así, el denunciante, por el motivo que sea, se autoinculpa por un delito que no ha cometido o simula ser víctima, en este segundo caso, no es necesario que se señale a una persona concreta como autor del delito del que manifiesta ser víctima.La falsa autoinculpación es un delito, aunque a priori no perjudique a una persona determinada, porque sí está perjudicando a la administración de justicia al suministrar una información falsa, pues le provoca perder recursos o le dificulta hallar al verdadero autor del delito; por ello, en el artículo 457 CP, se requiere para sancionar por un delito de simulación de delito que esta simulación haya provocado que se iniciaran actuaciones procesales.El delito de simulación de delito se castiga con la pena de seis a doce meses de prisión.Si considera que ha sido víctima de un delito de denuncia o acusación falsa, calumnia o simulación de delito y desea iniciar actuaciones por ello o resolver cualquier duda al respecto, contacte con nosotros.

18/1/2021
Derecho Penal

Delito de matrimonio ilegal

El delito de matrimonio ilegal viene regulado dentro del Título XII del Código Penal relativo a los delitos contra las relaciones familiares. Concretamente se desarrolla la figura delictiva de los matrimonios ilegales en los artículos 217 a 219 CP, ambos inclusive. Tras la reforma del Código Civil con la Ley 13/2005 de 1 de julio el matrimonio puede ser entre personas del mismo o diferente sexo.

El artículo 217 CP castiga la bigamia, que es ilegal en nuestro ordenamiento jurídico. Tendrá la consideración de matrimonio ilegal el de aquella persona que contrajere segundo o ulterior matrimonio, a sabiendas de que subsiste legalmente el anterior. La pena prevista para el autor de este delito es la de prisión de 6 meses a 1 año. El bien jurídico protegido es la estructura legal que en la familia rige en nuestro procedimiento, que sólo se disuelve por la Iglesia y Juzgado mediante divorcio, así como la declaración de fallecimiento de uno de los cónyuges. En estos casos de matrimonios ilegales por bigamia el autor es cualquiera que se encuentre ligado por matrimonio anterior, que conoce su situación ilegal y si la conocen las dos partes contrayentes entonces ambos son responsables. Uno como autor directo y la otra persona como cooperadora necesaria. También las dos personas que contraen el matrimonio ilegal pueden ser coautores si contraen uno nuevo subsistiendo legalmente en los anteriores. La acción delictiva consiste en contraer un segundo o posterior enlace matrimonial sin estar disuelto legalmente el anterior. En este delito sólo cabe el dolo directo no es posible dolo eventual. La consumación por bigamia se produce en el mismo momento en que se ha celebrado el nuevo matrimonio ilegal, sin que sea necesario que llegue a existir relación sexual. Cabe la posibilidad en este tipo delictivo de tentativa de matrimonio ilegal, por ejemplo, imaginemos que uno de los futuros contrayentes, conoce que aún no ha disuelto su anterior enlace matrimonial, pero antes de la fecha de la boda el otro de los cónyuges, que no conocía el primer matrimonio de su pareja se entera y como consecuencia de dicha información ya no se termina produciendo el enlace matrimonial ilegal.

Por otro lado, se tipifica como matrimonio ilegal el que regula el art.218.1 CP castigando con la pena de prisión de seis meses a dos años al que para perjudicar al otro contrayente celebrare matrimonio inválido. Estamos ante un supuesto, que sólo se dará en casos muy excepcionales, como ocurre con la bigamia, por lo que no parece muy justificable la incorporación de esta figura al Código Penal. Estas conductas podrían castigarse en otros tipos del Código Penal, como el de estafa matrimonial. En estos casos es necesaria la existencia del dolo, es decir, que uno de los contrayentes quiera perjudicar al otro. Para que se produzca la consumación de este delito no es necesario que llegue a producirse ningún perjuicio a la otra parte. No importa cuál sea el perjuicio que se persigue, que puede ser estafa, etc. Estaríamos ante un concurso de delitos si la estafa se llega a consumar. El párrafo segundo del artículo 218.2 CP contempla la excusa absolutoria al señalar que el responsable quedará exento de pena si el matrimonio ilegal inicialmente fuera posteriormente convalidado.

Por último, el Código Penal en su art.219.1 castiga con la pena de prisión de 6 meses a 2 años e inhabilitación de empleo público a quien autoriza la celebración de matrimonio ilegal en el que concurra alguna causa de nulidad conocida o denunciada en el expediente matrimonial. En este supuesto el sujeto activo sólo puede ser quien tiene capacidad para autorizar un matrimonio y el sujeto pasivo serían los contrayentes. Sólo son posibles las conductas dolosas, no es suficiente el dolo eventual. Cuando el legislador señala en el artículo "o denuncia en el expediente" olvida que la comisión por imprudencia no es posible, por tanto, será impune la celebración de matrimonio con causa de nulidad denunciada en el expediente, pero que el autorizante no conoce, aunque sea por imprudencia al no haberse molestado en examinar el expediente o no detectar la causa de nulidad. A continuación el artículo 219.2 castiga con pena de suspensión de empleo o cargo público de 6 meses a 2 años si la causa de nulidad fuese dispensable. Para conocer las causas de nulidad dispensables hay que acudir al Código Civil.

4/1/2021
Derecho Penal

Control de alcoholemia

Hemos comenzado el año y seguimos en tiempos de coronavirus, pero lo que no cesa en este nuevo año es la realización de controles de alcoholemia por los agentes de la autoridad, con la finalidad de garantizar nuestra seguridad en la carretera. En este artículo vamos a conocer el significado del control de alcoholemia y su función, así como otras cuestiones que te serán de utilidad para estar bien enterado de las consecuencias de dar una tasa positiva en una prueba de alcoholemia.

¿Qué es el control de alcoholemia?

Es la prueba que realiza la Policía local o Guardia Civil inicialmente mediante un etilómetro y posteriormente si lo desea el conductor mediante analítica de sangre, para conocer si un conductor ha ingerido alcohol mientras circulaba y si como consecuencia de dicha ingesta supera la tasa permitida establecida en la ley de seguridad vial española. 

¿Cuál es la función del control de alcoholemia?

La prueba de alcoholemia realizada por los agentes tiene una función garantista, pues con ella lo que se pretende es velar por la seguridad de los conductores y ocupantes de vehículos que circulan por la vía, así como velar y proteger al resto de viandantes, de las terribles consecuencias que pueden derivarse de la comisión, por un conductor de un vehículo a motor, del delito de alcoholemia en España.

Cuando la unidad de atestados te para en un control de alcoholemia y te realiza la pertinente prueba superando los límites permitidos de cantidad de alcohol realizará un parte de alcoholemia. En dicho parte se recogerá la unidad de atestados interviniente, el número de atestado, así como el boletín de denuncia. Se establece la hora y lugar donde se realizó la prueba de detección alcohólica, mediante aire espirado, identificando a la persona a la que se le lleva a cabo. Ello como consecuencia de hallarse implicado en un hecho tipificado en uno de los supuestos del artículo 21 del Reglamento General de Circulación, conforme establece el artículo 14 del vigente texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, previa información de la obligación que tiene de someterse el conductor a la prueba de detección alcohólica después de haber transcurrido más de veinte minutos desde que ingirió la última bebida alcohólica y cinco minutos sin haber fumado.

¿Qué pasa si te niegas a soplar en un control de alcoholemia?

La negativa al sometimiento a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas puede suponer un delito tipificado en el artículo 383 del Código Penal, resultando castigado con la pena de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

¿Dónde hay control de alcoholemia?

Los agentes de la autoridad no establecen los controles de alcoholemia en un lugar predefinido, aunque suelen establecer este tipo de operativos en glorietas y vías próximas a lugares de ocio sobre todo nocturno. Existen algunas aplicaciones como Social Drive, que se trata de una red social para compartir información del tráfico a tiempo real entre los conductores y que es aprovechada para señalar por éstos los puntos donde se encuentran ubicados los controles en ese momento. Sin embargo, según las valoraciones y opiniones de algunos de sus usuarios, los controles no se ubican siempre correctamente por los propios usuarios que utilizan la aplicación. El usuario “Costoblasto” el 12 de diciembre de 2020 reseñó lo siguiente: 

“Casi todos los avisos están mal ubicados. El texto está bien, pero los ubican mal en el mapa. Ruego que obliguen a confirmar al conductor que ha ubicado bien el aviso. Si no, es un desastre. No puedo ver avisos en el mapa en un radio mayor a 50 km. Si voy de Alicante a Murcia, no puedo ver los controles en Murcia. Ruego se muestren los controles en la zona que esté visualizando al pulsar en recargar”.

Por tanto, nadie puede saber siempre al 100% dónde y en qué momento se ha establecido un control de alcoholemia. De ahí que resulte ridículo cuestionarse cómo engañar un control de alcoholemia o cómo evitar dar positivo en un control de alcoholemia, pues la respuesta es sencilla: No ingerir alcohol cuando se va a conducir un vehículo. Ni chicles, ni flexiones, ni otros remedios caseros señalados por algunos usuarios en foros van a ayudarte si has ingerido alcohol y soplas en una prueba de detección de alcohol. La única SOLUCIÓN es que no se beba alcohol cuando se conduce, así evitarás riesgos materiales y personales no sólo en tu persona, también en el resto de usuarios de la vía, multas, pérdida de permiso de conducir, penas de prisión, antecedentes penales, pagos de indemnizaciones por lesiones o daños causados en otros vehículos o en la vía, así como incurrir en gastos de honorarios de Abogado por verte inmerso en un juicio rápido por alcoholemia. 

¿Cuánto tiempo hay que soplar en un control de alcoholemia?

Basta con soplar fuerte 3 segundos para obtener los resultados de la prueba de detección alcohólica. 

Cuando en la primera prueba de un control de alcoholemia el resultado sea positivo, para mayor garantía, será sometido a la práctica de una segunda prueba, mediando diez minutos entre ambas como mínimo, pudiendo controlar todo ello, por sí mismo la persona implicada o por medio de cualquiera de sus acompañantes o testigos presentes, y pudiendo formular cuantas alegaciones tengan por conveniente. Asimismo, la persona tiene derecho a realizar un análisis de contraste mediante un análisis sanguíneo, con la advertencia de que, si este resultase positivo, los gastos ocasionados por el análisis clínico correrían por su cuenta.

¿Qué pasa cuando das más de 0,60 mg/l aire espirado en un control de alcoholemia?

Cuando das positivo en un control de alcoholemia superando la tasa de alcohol de 0,60 mg/l aire espirado debes saber que has cometido automáticamente un delito contra la seguridad vial que, en el mejor de los casos, si no tienes antecedentes penales y no ha habido daños materiales porque hayas colisionado con otro vehículo o en la vía, ni tampoco ningún lesionado, Fiscalía solicitará -con carácter general- la suspensión de tu permiso de circulación por tiempo de 12 meses, así como una multa económica de 6 meses oscilando la cantidad económica diaria al depender del nivel de tus ingresos. En caso de que decidas alcanzar una conformidad con el Ministerio Fiscal, la solicitud del escrito de acusación de Fiscalía la reducirá el Juez en sentencia un tercio, por lo que se te privará de conducir durante 8 meses y serás condenado a 4 meses de multa, sin que opere la reducción del tercio en la cantidad económica diaria, que como hemos dicho dependerá de tu nivel de ingresos.

Hemos preparado el siguiente gráfico esclareciendo los límites en un control de alcoholemia:

Límites control de alcoholemia

¿Cuánto tarda un atestado por una alcoholemia en llegar al seguro?

Si te ha citado a juicio rápido directamente la Policía o Guardia Civil para un día y hora concreta, la autoridad competente enviará también una citación a tu aseguradora, con la finalidad de que comparezca un Abogado de la compañía aseguradora al juicio rápido en calidad de Responsable Civil Directo. Por tanto, el Abogado que te asista como investigado el día del juicio rápido podrá acceder al Atestado y sólo en ese momento podrás conseguir el atestado policial. En idéntico instante el seguro podrá obtener el atestado a través del letrado que designe.

¿Control de alcoholemia a ciclistas y patinetes eléctricos?

Sí, puedes ser sometido a un control de alcoholemia si circulas por la vía montado en bicicleta o patinete eléctrico. Igualmente, si das positivo superando la tasa de alcoholemia permitida podrás ser multado administrativamente e incluso ser juzgado por cometer un delito contra la seguridad vial. La clave radica en que la bicicleta y el patinete eléctrico tienen la consideración de vehículo, desplegándose los mismos efectos que para cualquier otro vehículo contemplados en el Reglamento General de Circulación. Por tanto, las autoridades podrán pedirte que soples como cualquier otro conductor que circule con un vehículo por la vía si conduces un patinete eléctrico o una bicicleta. 

¿Un peatón está obligado a someterse a una prueba de control de alcoholemia?

Sí, la Policía o Guardia Civile puede realizar controles de alcoholemia a los peatones en determinadas circunstancias contempladas en el artículo 14.2 del Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, establece:

“El conductor de un vehículo está obligado a someterse a las pruebas para la detección de alcohol o de la presencia de drogas en el organismo, que se practicarán por los agentes de la autoridad encargados de la vigilancia del tráfico en el ejercicio de las funciones que tienen encomendadas. Igualmente quedan obligados los demás usuarios de la vía cuando se hallen implicados en un accidente de tráfico o hayan cometido una infracción conforme a lo tipificado en esta ley.”


Sucede, que, aunque el peatón de positivo en la prueba de alcoholemia, en principio, no podrá ser multado administrativamente, porque no hay una tasa de alcoholemia permitida establecida por la ley para los peatones. Tampoco penalmente, si no se demuestra que éste ha estado involucrado en un accidente de circulación conduciendo un vehículo o haya realizado cualquier infracción de la normativa de Tráfico poniendo en riesgo al resto de los usuarios de la vía. En cualquier caso, el resultado positivo de dicho control de alcoholemia realizado al peatón serviría para determinar las responsabilidades judicialmente por el incidente de circulación que se haya podido producir.

Control de alcoholemia “pim, pam, toma lacasitos”

Cuando los agentes te paran en un control al dar positivo, en el mismo en el parte de alcoholemia que cumplimentan, al que se anexa el acta de aportación de justificantes de prueba de alcoholemia realizada, describirán el aspecto y síntomas observados en la persona examinada. Normalmente cuando se ha producido un positivo los agentes suelen detallar como síntomas observados los siguientes: “Ojos enrojecidos, fuerte olor a alcohol en aliento y conversación repetitiva”.

Como ejemplo de control de alcoholemia tenemos el vídeo que se hizo viral hace años del joven Ares con su famosa frase en mitad de la prueba de un control, recogido por el programa “Callejeros”, de ¡Pim! ¡Pam! ¡Toma lacasitos! 

Afortunadamente este joven años más tarde reconoció su desafortunada actuación en aquel control y recomendó a otros que no cometan su mismo error. Así lo relató en el vídeo realizado para Michelin.

Como reconoce Ares, quien quiera puede beber y disfrutar, pero no debe conducir borracho, pues no sólo puede ser peligroso para su propia persona sino también para el resto de los usuarios de la vía. Recordemos que con las alcoholemias en la carretera se pierden vidas y se destrozan familias con sólo recibir una llamada, que a nadie nos gustaría recibir en casa.

Si te has visto implicado en un positivo por alcoholemia en un control y deseas que te ayudemos no dudes en llamarnos o escribirnos. Cuánto antes conozcamos tu caso antes podremos ayudarte.

19/11/2020

Si necesita cambiar, llámenos. Le ayudaremos.

91 733 94 62
info@calderoncorredera.com

solicitar cita previa